¿Sientes que necesitas controlar la comida para Adelgazar?
Ali Ochandiano

¿Sientes que necesitas controlar la comida para Adelgazar?

Por Ali Ochandiano | Experta en Nutrición Emocional | 11/02/2016 12:00

 

Cuando tenemos una lucha con la comida y con nosotras mismas, el control es un factor muy importante en relación a por qué no podemos sencillamente "comer como una persona normal” (es decir, no hacer dieta, no comer en exceso, ni darnos atracones, y en general no pensar en la comida demasiado a menos que tengamos que ir al super o tengamos hambre).

Cuando trabajo con mis alumnas, uno de sus mayores deseos es que sólo quieren comer como una persona "normal". 

Si te sientes de la misma manera, sigue leyendo….

El control juega un papel enorme en esto. Sentimos la necesidad de controlar todo lo que comemos.


Pero cuando tratas de controlar la comida, siempre hay algo más que estás tratando de controlar en tu vida.


Ya sabes, ‘la forma en la que haces algo, es la forma en la que haces todo’.


Cuando tratas de controlar la comida, nunca se trata de comida, siempre hay algo más profundo que está en el origen de ese control. 


Te cuento una experiencia muy personal en este sentido por si, de alguna forma, te puedes ver reflejada…..


Me considero una ‘madre gallina’, es decir, una madre protectora de sus pollitos. Si eres madre, es posible que te identifiques con este rol.


Cuando fui madre, tuve una implicación mayoritaria en la educación y el cuidado de mis hijas. En el ámbito familiar tomamos la decisión de que yo pediría una jornada reducida en mi trabajo para atender a las niñas por las tardes. Así que mientras que mientonces marido trabajaba, promocionaba y le subían el sueldo, yo sufrí una congelación automática de mi sueldo, de mis posibilidades de promoción y de mi desarrollo profesional. 


Fue una decisión adoptada en el seno familiar con la que yo estaba muy de acuerdo y orgullosa de ser consecuente con mis valores.


Sin embargo, de alguna forma sentía que estaba dando más que mi exmarido en el cuidado de las niñas. Por eso, de alguna forma sentía que tenía ‘derechos adquiridos’ sobre las niñas por esa implicación mayoritaria. De alguna forma sentía que mi entonces marido me debía algo (sin embargo, nunca sentí que debiera de gastar menos que él, aunque su aportación económica a la familia fuera superior a la mía).


Cuando nos divorciamos, inicialmente, a pesar de que las niñas estuvieran con su padre, yo me inmiscuía en si la niña iba o no al partido de baloncesto el sábado, en si estaban alimentándose saludablemente o cenaban todos los días zumo de tetra-brik y salchichas, en si iban a llevar todo el material escolar tal y como pedían en el cole,…. ¡UFFF, recuerdo que esto generó algunas discusiones entre nosotros y me agoto solo de pensar en ello! Por supuesto, hubo grandes dosis de rabia y de frustración.


Estaba tratando de controlar aquello que no me correspondía controlar más. Y por supuesto, no es casualidad que comencé a sentir la necesidad de intentar controlar más que nunca mi peso y  lo que comía.  


¡Qué petarda fui! Pero es que era lo que llevaba haciendo desde que nacieron. Era lo que había aprendido a hacer y lo que sentía que las niñas necesitaban. 
De alguna forma, había algo que no estaba aceptando.


No estaba aceptando que las reglas del juego habían cambiado.


No estaba aceptando que a partir de entonces, las niñas pasaban tiempo a solas con su padre y durante ese tiempo y en la relación de las niñas con su padre y de su padre con las niñas, no debía inmiscuirme. 


Sencillamente, ya no me correspondía. 


Ya no era mi tarea.


Ya no tenía el control.


Este fue un importante momento de aprendizaje para mí. 


Es decir, en el origen de la necesidad de control de la situación (que daba lugar a una necesidad de control con mi peso y con la comida), había una falta de aceptación. Había una falta de aceptación de la situación y de mi misma. E inevitablemente generaba frustración y rabia.

Así que entendí que necesitaba aceptar la situación, aceptarme a mí misma, fortalecerel amorconmigo misma y soltar esa necesidad de control.


Una vez que acepté esa situación y solté esa necesidad de control, mi necesidad de controlar mi peso y la comida se esfumaron sin esfuerzo.

 

¿Qué necesitas aceptar en tu vida que no estás aceptando?
¿Qué necesitas soltar en tu vida que estás tratando de controlar con todas tus fuerzas?


Como  ves, no solo tenemos que trabajar con la alimentación cuando queremos Perder Peso, hay otros aspectos muy importantes que entran en juego. Sin embargo, en cuanto a la alimentación tengo un GRAN ALIADO para mantener mi peso ideal ¿Quieres conocerlo?


Bájate GRATIS el eBook “Batidos Verdes para Adelgazar” donde descubrirás todos mis secretos, mis trucos y mis 5 Mejores Recetas para preparar deliciosos Batidos Verdes que te van a ayudar a cuidar tu peso y tu salud.

 

Haz clic aquí ;-)

 Ali.

Ali Ochandiano

Autor: Ali Ochandiano

Soy experta en Nutrición Emocional, Licenciada en Ciencias Biológicas, Coach en Salud y Nutrición por el Institute of IntegrativeNutrition de Nueva York (la escuela de nutrición más importante del mundo) y Coach en Salud Holística Certificada por la AADP (American Association of DruglessPractitioners).


Vivo en Bilbao (al Norte de España), soy muy deportista, cocinillas, amante de la naturaleza y madre de 3 ‘brujas’.


Mi misión es mostrar a mujeres maravillosas como tú (y a algún hombre también), que sufres una lucha con los kilos, con la comida y contigo misma , cómo sentirte liberarte de esa lucha, y de esa forma Vivir En Paz Contigo Misma y ... ¡Sentirte GENIAL por dentro y Verte RADIANTE en el espejo!

Deja tu Comentario